Total
Uso
Características
Fabricación

Buena relación calidad/precio

Este producto facilita mucho la labor de cableado de un rack en un entorno de home studio. Es un buen competidor respecto a otras marcas más caras debido a su ajustado precio.

No perdamos de vista el hecho de que no se trata de un patch-bay profesional, tipo bantam o similar.

Además, cabe la posibilidad de adquirirlo en formato bundle con latiguillos de patcheo. Cuando yo lo adquirí, por 3¤ más tuve un juego de seis latiguillos TRS-TRS estéreo, que si los hubiera comprado por separado me hubieran constado más de 9¤.

Pros:

- Son evidentes: precio y versatilidad de configuración. Solo hay que cambiar las placas de posición para pasar de configuración "normalled" a "half-normalled". Además, cabe la posibilidad de adquirir placas especiales de "insert" para los canales que lo necesiten.

- En general presenta un buen acabado estético.

Contras:

Me detengo un poco más en el análisis de contras, que es lo que todos miramos primero antes de comprar.

- Parte del abaratamiento del precio radica en que no dispone de conmutadores para el cambio de configuración como ocurre en otros modelos más caros, por lo que, como ya se ha dicho, hay que abrir el módulo y cambiar de posición las placas, con lo que los conectores delanteros pasan a ser traseros y viceversa.

Abrir es sencillo. El problema viene cuando hay que montarlo todo de nuevo, pues el inevitable movimiento de las plaquitas dificulta la correcta operación de cerrado del módulo. Hay que estar muy atento para no dañar nada en el interior al aplicar presión.

- Finalmente, el mayor contra en mi opinión está en el diseño y construcción del módulo. Al introducir o extraer los conectores las chapas metálicas frontal y trasera se arquean, dando una cierta impresión de debilidad de construcción.

En mi opinión, hubiera sido conveniente incluir al menos dos anclajes entre ambas chapas, a distancias regulares, separando los conectores levemente en tres grupos de ochos pares.